¿Garcilaso de la Vega?

Hola
necesito un poema de Garcilaso de la Vega, donde esten resaltadas las metaforas, los similes y las personificacion (no importa q esten todas)GRACIAS
¿Garcilaso de la Vega?

Respuestas:

Con mi llorar las piedras enternecen su natural dureza y la quebrantan;los árboles parece que se inclinan;las aves que me escuchan, cuando cantan,con diferente voz se condolecen y mi morir cantando me adivinan;las fieras que reclinan su cuerpo fatigado dejan el sosegado sueño por escuchar mi llanto triste:tú sola contra mí te endureciste,los ojos aun siquiera no volviendo a los que tú hiciste salir, sin duelo, lágrimas corriendo.
las piedras enternecen (personificacion)
los árboles parece que se inclinan (personificación)
las aves que me escuchan, cuando cantan,con diferente voz se condolecen (persoificacion)


Fragmento de las Églogas.
De Garcilaso de la Vega.

Cerca del Tajo en soledad amena
de verdes sauces hay una espesura,
toda de piedra revestida y llena,
que por el tronco va hasta la altura,
y así la teje arriba y encadena
que el sol no halla paso a la verdura.
El agua baña el prado con sonido
alegrando la hierba y el oído.

Con tanta mansedumbre el cristalino
Tajo en aquella parte caminaba,
que pudieran los ojos el camino
determinar apenas que llevaba.
Peinando su cabello de oro fino,
una ninfa del agua do moraba,
la cabeza sacó, y el prado ameno
vido de flores y de sombra lleno.

Movióla el sitio umbroso, el manso viento,
el suave olor de aquel florido suelo.
Las aves en el fresco apartamiento
vió descansar del trabajoso vuelo.
Secaba entonces el terreno aliento
el sol subido en la mitad del cielo.
En el silencio sólo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba.

Habiendo contemplado una gran pieza
atentamente aquel lugar sombrío,
somorgojó de nuevo la cabeza,
y al fondo se dejó calar del río.
A sus hermanas a contar empieza
del verde sitio el agradable frío,
y que vayan las ruega y amonesta
allí con su labor a estar la siesta.

Poniendo ya en lo enjuto las pisadas
escurrieron del agua sus cabellos;
los cuales esparciendo, cobijadas
las hermosas espaldas fueron dellos.
Luego sacando telas delicadas,
que en delgadeza competían con ellos,
en lo más escondido se metieron
y a su labor atentas se pusieron.

Estaba figurada la hermosa
Eurídice, en el blanco pie mordida
de la pequeña sierpe ponzoñosa,
entre la hierba y flores escondida;
descolorida estaba como rosa
que ha sido fuera de sazón cogida,
y el ánima –los ojos ya volviendo–
de la hermosa carne despidiendo.

Climene llena de destreza y maña,
del oro y los colores matizando
iba, de hayas una gran montaña,
de robles y de peñas variando;
un puerco entre ellas de braveza extraña
estaba los colmillos aguzando
contra un mozo; no menos animoso
–con su venablo en mano– que hermoso.

Tras esto el puerco allí se vía herido
de aquel mancebo, por su mal valiente;
y el mozo en tierra estaba ya tendido,
abierto el pecho del rabioso diente;
con el cabello de oro desparcido
barriendo el suelo miserablemente,
las rosas blancas por allí sembradas
tornaba con su sangre coloradas.



SONETO XIII

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

****

SONETO XXXVII

A la entrada de un valle, en un desierto,
do nadie atravesaba, ni se vía,
vi que con extrañeza un can hacía
extremos de dolor con desconcierto;

agora suelta el llanto al cielo abierto,
ora va rastreando por la vía;
camina, vuelve, para, y todavía
quedaba desmayado como muerto.

Y fue que se apartó de su presencia
su amo, y no le hallaba; y esto siente;
mirad hasta do llega el mal de ausencia.

Movióme a compasión ver su accidente;
díjele, lastimado: «Ten paciencia,
que yo alcanzo razón, y estoy ausente».

*****
SONETO I

Cuando me paro a contemplar mi estado
y a ver los pasos por dó me ha traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado;

mas cuando del camino estoy olvidado,
a tanto mal no sé por dó he venido:
sé que me acabo, y mas he yo sentido
ver acabar conmigo mi cuidado.

Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme,
si quisiere, y aun sabrá querello:

que pues mi voluntad puede matarme,
la suya, que no es tanto de mi parte,
pudiendo, ¿qué hará sino hacello?



sois un poco vagos eh?? podeis mirar los libros de garcilaso... es muy facil...en la pagina que te dejo tienes mas poesias. suerte!!!


Preguntas relacionadas:

irias a las vegas?

biografia de Garcilazo de la Vega??

¿Garcilaso de la Vega?

¿LAS VEGAS??? AYUDENME?

¿GARCILASO DE LA VEGA?

¿¿¿¿¿CHER EN LAS VEGAS?

¿que distingue a Las Vegas?

Conoces Las Vegas...???

nos vamos a Las Vegas??

¿Trabajar en Las Vegas?